Por Rajoy para su última cena presidencial

Arahy ha sido decorado por la interiorista Sonia Pedregal.

Mundy transformó el local radicalmente. Era consciente que su público no iba a seguir siendo el mismo que hasta entonces había acudido al viejo Club 31. Se encargó la reforma a la interiorista Sonia Pedregal, quien cambió su distribución transformando la barra, introduciendo mesas altas junto a la entrada, para comer de raciones, ostras, tablas de quesos, buenos vinos y champanes; pero manteniendo una sala de mesas amplias, con suficiente espacio entre ellas, de mesas vestidas con manteles de lino blanco, centros de flores frescas y cojines de colores que dan una personalidad más ‘informal’ a Arahy.